Saltar al contenido

Título y logo de la página

Mostrar/ocultar menú principal de navegación

Imagen de páginas interiores

Izenburu nagusia

Los relojes y el campanario de Zestoa

Aplicaciones anidadas

Arroako erlojua - bideoa

Sarrera

Los primeros relojes que funcionaban mediante engranajes aparecieron en la Edad Media, pero poco se parecían a los relojes de torre que han llegado hasta nuestros días. La instalación de relojes mecánicos en iglesias y otros edificios públicos comenzó en el siglo XVI. Por otra parte, en los relojes mecánicos el péndulo se implantó en el siglo XVII. Históricamente, la relojería mecánica ha sido tarea de herreros. Aquí encontrarás información relacionada con los relojes de torre de Zestoa.

Historia-fitxak

Los primeros relojes

Como en otros muchos pueblos, en Zestoa, los primeros vestigios de relojes mecánicos son del siglo XVI, aunque tenemos una información muy difusa. No hay contratos ni información detallada sobre el reloj. Por aquel entonces, en nuestro entorno, una de las familias de herreros ligados a la relojería fueron los Marigorta de Elgoibar. Existen documentos que nos indican que en 1529 la casa Lili tuvo relaciones de negocios con los Marigorta, pero no sabemos si se trataría de algún reloj, o simplemente de otros trabajos de herrería como rejas para puertas y ventanas.

Años más tarde, según cita Iñaki Azkune (Zestoaren historia), "El miércoles 21 de enero de 1540, en Zestoa, después de la una del mediodía, el escribano Pedro Ibáñez de Irarraga realizó sus trabajos…", refiriéndose a un pleito entre vecinos. Continúa Azkune: "En Zestoa, al parecer en la iglesia, ya tenían un reloj que daba las campanadas". Quizá sea esta la primera alusión de un reloj de iglesia de nuestro pueblo..

XVIII. mendeko erloju baten modeloa

Hay otras referencias que aparecen en los libros de Iñaki Azkune, como por ejemplo: Miguel Artazubiaga, en 1546, da cuenta al Concejo de Zestoa de una deuda de dos mil maravedíes, por dos años de sueldo en concepto del reloj; un pago del año 1550 al maestro cerrajero Pedro por el plano de la base del reloj; y el desacuerdo expresado por los vecinos de Aizarna en 1556, que no querían participar en el pago relativo a trabajos realizados en el reloj de Zestoa.

Hay que tener en cuenta que los relojes de aquella época tenían una estructura muy sencilla. La campana daba una sola campanada en las horas; según documentos de la época, la iglesia de Zestoa tenía la madera completamente deteriorada, y por si fuera poco, por no estar las campanas a suficiente altura no se oían debidamente desde los caseríos lejanos.

De todas formas, en el siglo XVI, algunas catedrales y ayuntamientos europeos ya habían comenzado a instalar relojes mecánicos de cierto nivel.

También en Zestoa, hacia finales del siglo XVI, aparecen por primera vez referencias bastante precisas sobre el reloj de torre. Así, la información recogida por Julián Serrano en la revista Danbolin indica lo siguiente:

"El 28 de octubre de 1592, Pedro de Marigorta vino a Zestoa para arreglar el antiguo reloj. El documento indica que en el trato estuvieron, entre otros, Joan de Olascoaga, teniente de alcalde de la dicha villa i Gracian de Egaña, fiel síndico procurador.

Pedro de Marigorta asumió la reparación del reloj y el mantenimiento por seis años. Puso a su persona y patrimonio como garantía. Tras firmar el contrato, recibió nueve ducados y siete reales. Prometió enviar dos anillos para fijar mejor las piedras del reloj.

El Ayuntamiento se hizo cargo de subir las pesas del reloj para que el relox no ande errado.

El 3 de julio de 1600 Pedro de Marigorta volvió a Zestoa. Recibió seis ducados y asumió el mantenimiento del reloj (tener en pie, bien andante y corriente el dicho relox en seis años). En caso de avería del reloj (se descalabre), el ayuntamiento tendría que buscar a alguien para subir las pesas del reloj. También esta vez, la fragua y el carbón serían a cargo del ayuntamiento".

La época de los relojes mecánicos modernos

Sin duda, el siglo XVIII será el más próspero en materia de relojes de torre de nuestro municipio. Tenemos mucha información, bastante detallada. El campanario de piedra también pertenece a esta época, así como la esfera que tenemos hoy en día.

Todo apunta a que el año 1737 fue muy importante en lo que respecta al campanario de la iglesia de Zestoa. Por un lado, terminaron el nuevo de piedra diseñado por los Lizardi de Azkoitia; por otro, trajeron tres campanas de Holanda.

Zestoako Kontzejua eta Frantzisko Lakarra erlojugile tolosarraren arteko auziaren sarrerako orrialdea

Sin embargo, no se instaló un nuevo reloj hasta años después. En 1737 el antiguo reloj fue renovado y reparado. Aquel arreglo parece que resultó bastante controvertido. De hecho, primero acordaron el arreglo del reloj con el relojero tolosarra Francisco Lacarra. Lacarra estaba dispuesto a reparar el reloj en cincuenta escudos, pero pedía otros diez escudos para gastos de transporte, por llevar el reloj a Tolosa y traerlo de vuelta.

Pero al final encargaron la reparación al francés Agustín Bau, que estaba dispuesto a reparar el reloj en cincuenta escudos en el mismo Zestoa, sin necesidad alguna de transporte.

Sin embargo, este reloj reparado apenas duró cuarenta años más. A principios de 1774, debido a la obsolescencia del reloj, el relojero Miguel de Garate le hizo algunas reparaciones por 3.100 reales.

Por lo visto los vecinos no se quedaron conformes y en agosto de ese mismo año firmaron una escritura con el relojero durangués Guillermo Prada en la que se comprometía a construir dos nuevos relojes (Zestoa y Aizarna), con el compromiso de ponerlos en marcha para finales de febrero de 1775.

A cambio Guillermo Prada recibiría 7.600 reales de vellón en tres plazos, y los dos relojes viejos. Además, en la escritura aparecen con mucho detalle las particularidades técnicas de los relojes.

A falta de más información, parece que el reloj estuvo en funcionamiento hasta 1879, durante 104 años. El de Aizarna duraría unos años más.

El campanario, la esfera, las agujas

Zestoako eliz dorreko egokitze lanen planoa. Joseph Lizardi, 1735

Los primeros relojes, además de tener una estructura simple, no tenían ni esferas ni agujas. La señal de la hora sólo se recibía, en aquella época, por medio del sonido. Los relojes de las iglesias se convirtieron en auténticos relojes de torre cuando los relojes mejoraron y se construyeron torres robustas.
En cuanto a Zestoa, en el incendio de 1549, la iglesia y las casas adyacentes ardieron por completo; de la iglesia se salvó la capilla de la familia Lili. Así, el tramo de torre hasta el tejado, es decir, la parte inferior al reloj, se empezó a construir poco después y se terminó a finales del siglo XVI, con la iglesia. El campanario, sin embargo, tenía una estructura de madera con tejado a cuatro aguas, con la que permaneció bastantes años. Pero también llegó el momento de construir la nueva torre. Así, la parroquia, que debía tener algo de dinero, se decidió a construir la nueva torre, a pesar de las dificultades técnicas y los gastos. Estamos hablando del año 1734. Dos o tres años antes se habían alzado las torres de Loiola, y hay que decir que nuestra torre tiene cierto parecido a aquellas, sobre todo, a las dos menores. El maestro cantero fue el azkoitiarra Joseph Lizardi. Presentó un presupuesto de 20.500 reales de vellón. En apenas dos años (1735-1737) terminaron los trabajos y enseguida se instalaron también las tres campanas, traídas de Holanda, a través del puerto de Bedua. En los documentos están maravillosamente explicados todos los trabajos que se iban a realizar. Los canteros tenían orden de traer la piedra, en su mayor parte roca caliza, de las canteras vecinas, incluso si hubiera que extraer de terrenos privados:
"No se le pondrá ningún impedimento a los canteros por donde quieran que saquen la piedra" dicen los documentos. Traían la piedra partida a la plaza con carros y pares de bueyes, y en la misma plaza les daban la forma definitiva. Andamios de madera rodeaban la torre y levantaban las piedras mediante poleas. Usaban cal y arena para unir las piezas.
Antes de comenzar la construcción, tenían orden de desmontar completamente la vieja estructura de madera y bajar las campanas y colocarlas en el pórtico, en una nueva estructura, de forma que pudieran utilizarse durante las obras.
La imagen de la plaza podía ser algo así como un andamio rodeando la torre, gran cantidad de piedras extendidas en la plaza y canteros trabajando las piedras, señalando bien dónde y cómo se debían colocar las piedras talladas, preparadas para ser elevadas y, por último, varios operarios en el campanario en labores de montaje. Tendrían la certeza de que estaban haciendo algo grande y hermoso que duraría siglos..

Kanpandorreko erlojuaren esfera (2020)

Al mismo tiempo que se construía el campanario de piedra, se realizó, en el lado que da a la plaza, en la piedra, la esfera tallada que aún hoy perdura; luego se colocaron las agujas, y el reloj adquiriría una personalidad notable. A partir de entonces, la hora no sólo se podía escuchar sino que se podía ver. Desde entonces, el campanario de Zestoa ha sufrido algunas reparaciones, la más destacable, la última. El 1 de diciembre de 2017 un rayo destruyó por completo la cúpula del campanario. Después de unos dos años de trabajos, el campanario tomó el mismo aspecto que tenía anteriormente.

...un remate de piedra correspondiente sobre las paredes que están levantadas... con calidad de que el suelo de campanas haya de estar algo más arriba que la cumbre del tejado de la dicha iglesia. Y las campanas más arriba para que se oiga la voz de ellas por todo el pueblo. Y su remate con media naranja de piedra con su pirámide...

...en el lienzo que mira la plaza, también se deberá formar un círculo, con su agujero en medio, para el demostrador del reloj como parece en dicho alzado...”
Joseph Lizardi, 1735

Responsables del reloj

En los documentos del ayuntamiento constan algunos nombres de los que se encargaron del mantenimiento y puesta en hora del reloj que se expone, aunque no todos los datos son de gran precisión. Algunas personas, parece que combinaban el citado ejercicio con labores de sacristanes de la iglesia. Entre estos nombres se encuentran los de Tomás Zulaika y Vicente Ibarguren, a los que se menciona la responsabilidad del reloj a finales del siglo XIX, y José Kruz Mendia (1923) y Antonio Larrañaga (1936), citados a principios del siglo XX.

Tenemos información más concreta de los responsables de los últimos años: Luziano Etxaniz realizó su tarea hasta 1970, Domingo Lizaso entre los años 1970 y 2001 y los operarios municipales de 2001 a 2017.

Galería de imágenes

01.- Zestoako Parroki Elizako azken erloju mekanikoa, kanpandorrean martxan zegoenean (2002ko argazkia) [© Danbolin] 01.- Último reloj mecánico de la Iglesia Parroquial de Zestoa, en funcionamiento en el campanario (Foto 2002)[© Danbolin].

02.- Zestoako Parroki Elizako azken erloju mekanikoa kanpandorrean martxan zegoenean (2002ko argazkia)  [© Danbolin] 02.- Último reloj mecánico de la Iglesia Parroquial de Zestoa, en funcionamiento en el campanario (Foto 2002)  [© Danbolin]

03.- Zestoako Parroki Elizako azken erloju mekanikoaren harrizko pisuak kanpandorrean (2011ko argazkia)  [© Danbolin] 03.- Pesas de piedra del último reloj mecánico de la Iglesia Parroquial de Zestoa en el campanario (Foto 2011)  [© Danbolin]

04.- Zestoako Parroki Elizako erlojuaren kontrogailua, sakristian kokatua 2020an  [© Manuel Arregi] 04.- Controlador del reloj de la Iglesia Parroquial de Zestoa instalado en la sacristía en 2020 [© Manuel Arregi]

05.-  Zestoako Parroki Elizako erlojuaren orratzen eragilea, 2020an kokatua, kanpandorrean 2017ra arte azken erloju 05.-  Eje motor de las agujas del reloj de la Iglesia Parroquial de Zestoa, instalado en 2020, en el mismo lugar donde se encontraba el último reloj mecánico en el campanario hasta 2017

06.- Mikel Irure orratzak eta esferaren zenbakiak pintatzen, Erramun Etxaide Legoiaren begiradapean (2004ko argazkia)  [© Danbolin] 06.- Mikel Irure pintando agujas y números de esfera bajo la supervisión de Erramun Etxaide Legoia (Foto 2004)  [© Danbolin]

07.- Mikel Irure orratzak eta esferaren zenbakiak pintatzen, Erramun Etxaide Legoiaren begiradapean (2004ko argazkia)  [© Danbolin] 07.- Mikel Irure pintando agujas y números de esfera bajo la supervisión de Erramun Etxaide Legoia (Foto 2004)  [© Danbolin]

08.- Zestoako kanpandorreko kupularen konpontze lanak (2005eko argazkia)  [© Danbolin]08.- Reparación de la cúpula del campanario de Zestoa (Foto 2005)  [© Danbolin]

09.- Zestoako kanpandorreko kupularen konpontze lanak (2005eko argazkia)  [© Danbolin] 09.- Reparación de la cúpula del campanario de Zestoa (Foto 2005)  [© Danbolin].

10.- Zestoako kanpandorreko kupularen konpontze lanak (2005eko argazkia)  [© Danbolin] 10.- Reparación de la cúpula del campanario de Zestoa (Foto 2005)  [© Danbolin]

11.- Zestoako kanpandorreko kupularen itxura, tximistak suntsitu ondoren. 2017ko abendua 11.- Vista de la cúpula del campanario de Zestoa tras su destrucción por un rayo. Diciembre de 2017  [© Iñaki Albisu]

12.- Zestoako kanpandorrearen itxura, berritze lanak hasi berritan. 2018ko urtarrila 12.- Vista de la torre campanario de Zestoa, recién iniciadas las obras de restauración. Enero de 2018 [© Danbolin].

13.- Zestoako kanpandorreko kupula berritua, kanpairik gabe. 2019ko apirila 13.-La cúpula del campanario de Zestoa renovada, sin campanas. Abril de 2019 [© Danbolin]

12.- Zestoako kanpandorrea eta erlojuaren esfera berrituak (2020ko argazkia) [© Oier Arregi] 14.- Campanario de Zestoa y la esfera del reloj, después de sus renovaciones (Foto 2020) [© Oier Arregi].

13.- Zestoako Parroki Elizako kanpandorrea, bere osotasunean, kupula berrituarekin (2020ko argazkia) [© Oier Arregi] 15.- Vista del campanario de la Iglesia Parroquial de Zestoa con la cúpula renovada (Foto 2020) [© Oier Arregi]

11.- Kanpai berritua. XVIII. mendean kanpandorrean kokatua, Herbehereetatik ekarrita. 2017ko abenduaren 1eko tximistak matxuratu ondoren, Kantabrian berritu zuten eta 2020ko otsailean berriro kokatu zuten kanpandorrean  [© Oier Arregi] 16.- Campana renovada. Instalada en el campanario en el siglo XVIII, procedente de los Países Bajos. Tras su destrucción por un rayo, el 1 de diciembre de 2017, fue renovada en Cantabria y reubicada en el campanario en febrero de 2020.  [© Oier Arregi]

17.- Vídeo con fragmentos tomados de la película Arriya (2011). Reproducciónes del sonido y de las imágenes del último reloj mecánico del campanario de Zestoa [© EITB]

Informazio iturriak

  • Julian Serrano Martin, Danbolin 134, diciembre de 2012
  • Iñaki Azkune Mendia, Zestoaren historia, 2006-2020
  • Joan Erentxun Onzalo, Apuntes históricos de la villa de Santa Cruz de Cestona, 1948
  • Gipuzkoako Probintziako Artxibo Historikoa (Oñati)
  • Izaro Errazkin Zinkunegi, Danbolin 16, marzo de 2002
  • Zestoako udal artxiboa
  • Jose Mari Zunzunegi Garmendia, La torre campanario de la Iglesia de la Natividad de María en Cestona. Boletín de estudios históricos sobre San Sebastián, 1983

 

Fotografías y gráficos:: Danbolin, Bizente Davila, Oier Arregi, Zestoako udal artxiboa, Gipuzkoako Probintziako Artxibo Historikoa

Más información